Esta web inserta cookies propias para facilitar tu navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies | Aceptar
Razones para comer comida congelada

Por muchos años, parte de la Comida Congelada se ha labrado una mala reputación al contener un alto nivel de sodio y conservantes. Algo que no siempre es así, pues depende directamente del proceso de fabricación que puede ser, como en nuestro caso, respetuoso con el producto.

Es decir, que tienes un amplio abanico de alimentos congelados saludables al alcance de tu mano. ¡Conoce sus beneficios!

Comida fresca en todo momento.
Podrás contar siempre que se te antoje con productos frescos y de buena calidad, tan solo debes esperar a que se descongelen y cocinarlos. Debes saber que estos alimentos no pierden su valor nutricional.

Los productos congelados son más baratos.
Aunque no parezca, los alimentos congelados pueden resultar más económicos que aquellos que compras en el mercado, pues estos últimos no se pueden congelar y duran menos, mientras que los que se han guardado en el congelador se conservan durante semanas, incluso meses.

Ayudan a controlar las porciones. 
Gracias a que las porciones son individuales,  esta elección te ayudará a comer la cantidad adecuada, evitando así que subas de peso.

Facilidad y comodidad.
Puedes comprarlos el fin de semana y consumirlos cuando quieras, haciendo tu vida mucho más fácil. Asimismo, su preparación es sencilla.

Contienen más nutrientes.
Las frutas y verduras empaquetadas y congeladas contienen mayor cantidad de nutrientes debido a que van directamente de las granjas hasta el punto de limpieza y allí se congelan, mientras que los alimentos frescos son rociados con  productos químicos para durar un cierto tiempo.

Higiene.
Por lo general, al congelarse, los alimentos son expuestos a bajas temperaturas que evitan el desarrollo de microrganismos y bacterias.

Variedad.
Existen infinitos productos aptos para todos los gustos.